NOTICIAS -

Un club muy especial crece en Misiones: avistadores de mariposas y polillas

El interés de los misioneros por las especies que habitan en su territorio es un sello que identifica a una provincia que tiene como bandera la preservación. En esto se enmarca la motivación de un grupo de más de 50 personas (número que va en aumento) que desde hace exactamente un año formó el Club de Observadores de Lepidópteros, cuyo objetivo es el avistaje y registro de mariposas y polillas.
Uno de los socios fundadores es Hernán Figueredo, estudiante de cuarto año de la carrera de Licenciatura en Genética de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Misiones.
“Invitamos a la gente a participar. Esto está inmerso en un proyecto de Ciencia Ciudadana de la Facultad. Buscamos que los ciudadanos participen registrando estas especies que son importantes. La gente ha respondido muy bien. Hay niños, grandes, maestros, profesores, jubilados. Independientemente de la profesión o edad que tengan están convocados a participar”, explicó este universitario que este año fue noticia a nivel nacional por haber descubierto en Garupá una nueva especie de polilla.
Precisó que el club elige “reservas y parques. Buscamos estas especies estrechamente ligadas a la vegetación. Ya visitamos reservas urbanas y Campo San Juan, en Santa Ana. Hicimos salidas también al Jardín Botánico de Posadas. Un mes hacemos avistaje de mariposas y otro de polillas”.
“Para las polillas llevamos unas trampas para capturarlas momentáneamente y que los participantes puedan tomar fotografías y luego publiquen sus registros. De esta manera contribuyen con la ciencia. El ciudadano así se convierte en científico. Yo los llamo científicos ciudadanos”, indicó Hernán.
El joven señaló que “había prejuicios con respecto a las polillas y confusiones. Por ejemplo, mencionaban a la ura como una de ellas. Y la ura es una mosca que hace su ciclo en seres vivos. Las polillas son mariposas nocturnas. También les dio mala fama la única especie que daña la ropa. Pero hay polillas muy lindas en las zonas urbanas y en el monte”.
Antes del avistaje y registro, hay una charla introductoria. “Lo hacemos precisamente para desmitificar algunas creencias. Informamos sobre morfología, estructura de las mariposas, la importancia ecológica que tienen. Mostramos imágenes. Hay polillas de distintos colores”, detalló.
Según Hernán, “los participantes luego incentivan a otros. Las personas tienen que tener ganas de participar y aprender. Solo hay que contar con un celular para sumarse. Hay gente de Posadas, Santa Ana, Candelaria, Iguazú, El Soberbio y Puerto Rico”.
“Lo importante es que la investigación no quede en la Facultad, sino que llegue al resto de la comunidad. Queremos que la sociedad contribuya”, reflexionó el futuro genetista, quien ya forma parte de un proyecto de investigación: “Me sumé en 2018 y me fui especializando. En Misiones no hay estudios de las polillas y busco que la de la Facultad sea una colección de referencia. Que no se lleven nuestros recursos biológicos, sino que vengan acá a buscarlos, a estudiarlos”.
“La gente sabe de los insectos, eso es valioso. La relación de los insectos con la sociedad es lo que también apuntamos determinar”, comentó.
Una vez que tienen el registro de mariposas o polillas, los integrantes del club lo pueden subir a un portal especializado y colaborativo ArgentiNat, administrado por la Fundación Vida Silvestre y que es parte de una plataforma internacional, iNaturalist, creada en los Estados Unidos.
Hernán está satisfecho con el crecimiento del club y se animó a contar lo que pretende en el futuro cercano: “Nos estamos ampliando al NEA. Se sumó gente de Corrientes. Creo que hay que romper la barrera geográfica, porque las especies no conocen de límites ni fronteras”.